viernes, 4 de septiembre de 2009

AL CAER LA NOCHE - NIGHT MUST FALL

Compleja es la mente de los asesinos en serie, o al menos, la de este asesino, que se recrea en un juego macabro de amor-odio con las ocupantes de la casa.

Primero, se gana la confianza de la vieja dama postrada en una silla de ruedas jugando al juego del hijo dinámico, divertido y vitalista. Después, seduce a la hija que está un tanto aburrida de la relación con su novio.

Al final, la hija reacciona y se da cuenta de quien es la persona que se les ha infiltrado en la casa con la excusa de ser el novio de la empleada de hogar y tener actitudes para la decoración.

Albert Finney está muy bien en el papel del asesino que no controla sus crisis de locura y termina lloriqueando y golpeando al aire en la escena final en un intento de enfrentarse a la policía que está al llegar avisada por la hija, que, por cierto, tiene un papel muy ambiguo en un quiero y no quiero con el asesino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario