viernes, 4 de septiembre de 2009

Carta de amor de un asesino, pensamientos de la protagonista

"Dios Mio, el asesino me persigue, me está esperando al salir de la biblioteca, y resulta que era socio de ella. No recuerdo haberlo visto, ¿o sí? Ramón me dice que era amigo suyo. Es un hombre mayor, como él. Que iban a pescar juntos. ¡Este Ramón! Le está metiendo mano en público a la empleada. Tendré que decirle algo. Pero es que era amigo del asesino, de Antonio, ese hombre calvo de bigote que he visto en los periódicos.

Iré a pasear por el río. Veo un chico muy joven, vestido de traje y fumando. Me sigue también. Es el hijo de Antonio. Veo el cadáver de éste. El hijo me dice que se ha suicidado. Y la policía sigue buscándolo.

Y mientras tanto yo sigo releyendo la carta que me ha enviado el asesino. Que dice que se ha fijado en mí, que mi vestido huele, que me ama, que sabía desde que me vio que iba a cometer este asesinato. Todo, ahora que se acaba mi relación con mi amante y su mujer, mi amiga, viene a hablar. Yo no quiero hablar.

Ramón se me está insinuando, a la vez que me da miedo. Pero él conocía a Antonio. Eran muy distintos, Antonio un hombre culto, este Ramón mucho más carnal. Como la carne que veo colgada en mi habitación en mis alucinaciones.

Ramón me está esperando a la salida del bar. Al final viene a mi casa, al final…

Después de Ramón iré a reunirme con Antonio, el hombre que me envía la carta y que me ama, sí, me ama, me ama…

No hay comentarios:

Publicar un comentario