viernes, 4 de septiembre de 2009

TALVISOTA



Hoy cuento con la colaboración especial de nuestro compañero y amigo Miguel. Gracias Miguel.

Oráculo dixit:
"El primer recuerdo, han pasado como mínimo dos semanas desde que la ví, es el repiqueteo del idioma finés... como el de un pájaro carpintero horadando el tronco de un árbol. ¡Parece que todas las vocales están acentuadas!No suena mal, Dios me libre, simplemente es muy distinto a las lenguas del sur de Europa.El comienzo de la película retrata los hábitos y costumbres de los lugareños de una zona rural, la inmensa mayoría del territorio lo es, en lo que se llama "movilización" en el argot militar. Nuestros protagonistas son reservistas pertenecientes a una misma unidad, la cual se corresponde a su origen geográfico...Esto también sorprende, todos son del mismo pueblo o proximidades, se conocen, incluso en el mismo pelotón sirven dos hermanos (uno de ellos, tal y como muestra el desarrollo del film, el protagonista).Se ve a los futuros combatientes riendo, cantando, celebrando despedidas, besando castamente a sus novias y/o esposas, habiendo oportunidad para descubrir cómo viven los finlandeses: podemos ver el calzado típico de invierno, los trineos y esquís, las cocinas de campaña para soportar el crudo invierno, por supuesto la vestimenta de las mujeres... y finalmente la austeridad de sus costumbres.Son parcos y directos en sus conversaciones, son orgullosos y dignos... y es que la película, sin ser nacionalista o propagandística, es una película oficial, muy finlandesa; no olvidemos que fue financiada por el Ministerio de Cultura, o similar...Toda película bélica tiene que tener alguna historia de amor, y también algún momento "hot"... pues bien... el momento más romántico se vive cuando el hermano menor del protagonista (también soldado) le pone su gorra a su reciente novia y ésta se la devuelve preguntándole cuándo volverá... el más caliente se nos presenta cuando otro de los soldados visita a una paisana para pedirle un trozo de pastel, y se encuentra a otro compañero saliendo de la habitación mientras se ajusta los tirantes de los pantalones,,, en fín, para ser de 1989 bien se hubiese agradecido alguna escultural rubia de profundos ojos azules..En segundo lugar, recuerdo el desarrollo de los acontecimientos bélicos. Por una parte, lo mejor de la película, la narración de la vida de los soldados en las trincheras, con la seriedad y dignidad típica de los fineses. Por otra parte, el realismo del vestuario, armas, blindados y aviones mostrados... de hecho eran en su mayor parte, armamento y vehículos de combate reales,,, únicamente chirria el poco peso que los soviéticos tienen en pantalla. Aunque se ven los cazas atacando a tierra, los tanques apoyando los ataques en oleada, los soldados soviéticos aparecen como manadas de lobos aulladores corriendo hacia nuestros esbeltos y poco asustadizos nórdicos. Finalmente, la última sensación, al menos de hoy (mañana igual recuerdo más cosas) me llegó con el final de la película... silencio tras una explosión, más silencio... un soldado se acerca a nuestro protagonista y le comenta...algo así como... ya está, ya ha terminado... (plano abriéndose, abarcando el campo de batalla, los finlandeses se lamentan en silencio, los rusos aullan -para variar-...Olvidaba comentar el sabor general de la película: me gustó porque me gustan las pelis "históricas"... Ésta es casi un documental, pero de digna factura. Merece la pena si quieres saber que pasó..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario