viernes, 4 de septiembre de 2009

Il Divo, retrato de Giulio Andreotti.

Il Divo tiene una colección de frases de lo más significativo: “Yo en misa no hablo con Dios, hablo con los curas, porque los curas votan”. “Me acerco a la mala gente, porque los árboles también crecen con ayuda del estiércol”. “Yo soy de estatura media, pero a mi alrededor no veo ningún gigante” “No tengo vicios menores”

Il Divo tiene unos dolores de cabeza tremendos, hasta prueba con medicina china, y tiene la mala costumbre de no ir recto y sacar joroba. Sus orejas están despegadas. Y sin embargo, parece, según su secretaria, que gusta a las mujeres, a todas, menos a la que él desea, que no es su esposa.

Todo es oscuridad alrededor de Andreotti. Y los hombres de la Democracia Cristiana que han sido su apoyo van cayendo, todos menos él. “Mis camaradas que hacían deporte han muerto y yo sigo aquí”, le dice a su médico.

Pero Il Divo tiene pesadillas y remordimientos de conciencia con el tema Aldo Moro. “Me tenían que haber cogido a mi las Brigadas Rojas, yo soy más fuerte que Aldo Moro”. Aldo se le aparece en el baño, en la oscuridad de la noche.

Il Divo duerme poco, se levanta a las 4 y media.

Cuando es recibido en su séptima Presidencia, dice cuando le preguntan si conoce el camino: “tengo una ligera idea”

Andreotti no fue condenado nunca por asociación a la mafia, primero por falta de pruebas, después, porque el delito había prescrito.

Y él, Il Divo, siempre amenaza a sus contrincantes con su “archivo secreto”, por eso dice que él nunca pone denuncias.

Figura controvertida en Italia dónde las haya, se le ha llamado de todo: El divino, la zorra, el diablo…Sin duda, es un personaje maquiavélico: todos los que le molestan desaparecen, y eso desde hace años. ¿Quién detenta el poder en Italia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario