viernes, 4 de septiembre de 2009

VICKY CRISTINA BARCELONA


Tratando de captar la esencia de lo español, de lo español de hoy en día, Woody Allen se ha quedado corto, a mi modo de ver.

La película podría funcionar como una comedia desenfadada para ver en hora y media y quedarte luego igual que estabas, pero creo que Allen puede, y lo ha demostrado tantas veces, por ejemplo, en Match Point o en Misterioso asesinato en Manhattan, dar mucho más, sobre todo cuando cuenta con actores de la calidad de Bardem, Penélope Cruz o Johansson.

Según mi opinión, sólo cuando aparece Penélope Cruz la película despierta interés, su personaje nos hace meternos en la pasión, en la pasión española.

Bardem, en la primera parte del film, no me convence como latin lover y echo de menos las pelis americanas de los 60 con típico o típica extranjera yanki recorriendo las playas italianas en coche descapotable y enamorándose del playboy local.

Además, siendo demasiado exigente, se podría decir que el lío sexual que plantea el director está un poco trasnochado en la España del siglo XXI, quiero decir que hoy en día a nadie le escandaliza ya que Cruz y Johansson, sus personajes mejor dicho, terminen dándose el lote en el cuarto de revelado de fotografía. Qué la luz roja del cuarto está muy bien, y ellas son muy guapas, y la música interesante, pero este tinglado no es nada nuevo y menos en el cine español. Si este film pretende ser novedoso o transgresor, ¿qué habría que decir por ejemplo de La ley del deseo, de Almódovar , en los años 80?

No obstante, también hay que apuntar que se trata de un buen spot publicitario de las ciudades de Barcelona y Oviedo, (la Sagrada familia aparece inmensa), y un paso más en la carrera de nuestros actores españoles más internacionales, Pe y Javier Bardem

3 comentarios:

  1. La pelicula es entretenidilla pero sin mas. Si el director lo que intenta es captar la cultura española o no ha paseado mucho por España o no tiene ni puta idea XDD. Penelope Cruz hace muy bien de desequilibrada eso si, pero vamos de ahi a que ese sea el espiritu español... Respecto a Bardem esta desaprovechado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Beatriz, pero no digo que Pe sea el espíritu español, sino la pasión española; si hay algo de español aqui es Pe.
    Y siendo mas exacto, Pe no es la pasión española, es la pasión, porque, como tú sugieres, BArdem está descafeinado y Johanson es una turista americana más en busca de experiencias, que podrá contar un día a sus nietos, yankis y rubios, en la chimenea de un fuego de algún bosque con lago helado... Por imaginación que no quede

    ResponderEliminar
  3. No estoy muy de acuerdo, para mi Pe no refleja la pasión española, lo que representa es un claro desequilibrio mental jajajaja... en lo de Bardem y Johanson estoy totalmente de acuerdo. Saludos!

    ResponderEliminar