jueves, 21 de enero de 2010

Mal día para pescar, el gran príncipe Orsini



Gary Piquer nos regala una fabulosa interpretación poniéndose en la piel del representante de un campeón de lucha libre de la Europa del este venido a menos.
Ambos, Piquer (Príncipe Orsini) y su representado, Jacob, viajan por Latinoamérica, organizando desafíos con los lugareños, concretamente, un desafío: que nadie le aguanta al excampeón 3 minutos en un ring, y ofrecen 1000 dólares a quien sea capaz de hacerlo.

Así las cosas, una joven, Adriana, ve la oportunidad en el dinero que ofrece Orsini para que su novio, un hombre joven tan fuerte como un toro que puede destrozar a Jacob, se enfrente a éste.

Película con argumento inusual en los tiempos que corren y con nacionalidad uruguaya, digamos que no tendría demasiados números para triunfar. Y, sin embargo, participó en la Semana de la crítica en Cannes y está seleccionada por la Academia de Cine de Uruguay para competir al Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Y, personalmente, diría que tiene chance. Y, ¿por qué? Pues porque es buena, así de sencillo.

Lo mejor, a mi modo de ver, es el planteamiento, en el sentido de que al espectador se le hace pensar que el gran excampeón del mundo, Jacob, está acabado. Orsini le hace tomar una pastilla –de no se sabe que- por las mañanas, bebe demasiado y es algo extravagante, exhibiendo su fortaleza física en las fuentes de los pueblos que visitan.
Su elasticidad ya no es lo que era.

Por eso Adriana piensa que su novio podrá enfrentarse a él, y así obtendrán el dinero que necesita para casarse.

Pero, amigos, es mal día para pescar, mal día para pescar.

2 comentarios:

  1. Cine uruguayyyo... no lo había probado antes. espero que la peli esté tan bien como el último párrafo de este artículo....chico!!!!

    ResponderEliminar
  2. La veré. No pinta mal. Saludos

    ResponderEliminar