sábado, 6 de marzo de 2010

"Un profeta" llamado Malik


Las cosas como son. Lo verdaderamente bueno de esta película es la primera hora, porque la siguiente hora y media baja el interés y la tensión. En esa primera hora ocurre, a mi modo de ver, lo mejor, el ingreso del joven franco-árabe Malik a la prisión, el sometimiento obligatorio de éste al clan de los corsos dirigido por César Luciani y la superación de la prueba crucial del asesinato de un enemigo incómodo para el viejo César.
Después, la ascensión de Malik al poder es tratada de una forma más similar a las películas americanas de mafias y hay, incluso, un cierto lío y confusión porque el erigido como profeta es demasiado ambicioso y está metido en demasiados caldos.Así que creo que se han exagerado de alguna forma las virtudes de “un profeta” o que ha recibido excesivos elogios.

Resulta que este año las películas triunfadoras en el cine español y en el cine galo han sido dos películas ambientadas en la cárcel. Pero así como Celda 211 va de menos a más, Un profeta sigue el itinerario opuesto. La peli de Monzón resulta más creíble a medida que avanza, mientras que la de Audiard va perdiendo credibilidad en su segunda parte.

No obstante, aunque no me ha entusiasmado, “Un profeta” me ha gustado, tengo que reconocerlo. Lo que más me interesa de ella es la “relación paterno-filial” que se crea entre Malik y César, una relación de abuso en toda regla, como la que muchos padres tienen con sus hijos. César es el jefe en la cárcel de Malik, pero también es casi como su padre, un padre déspota, dominante, egocéntrico e insoportable, pero un padre
Y otra idea original de Un profeta es la “visión”de Malik de su víctima, que le acompaña en toda su estancia en la penitenciaria. Estremecedora es la escena en la que el joven le dice a su aparecido: “Tápate eso tan feo”, refiriéndose a la herida en el cuello que le ha causado la muerte.

En fin, en mi opinión, Un profeta es una buena película, pero no el peliculón que algunos han pretendido hacernos creer. Y no sé quién ganará el Oscar a mejor película de habla no inglesa, pero creo que La cinta blanca tiene más números.

1 comentario: