sábado, 27 de noviembre de 2010

Talk Radio, hablando con la muerte, de Oliver Stone




Eric Bogosian hace el papel de su vida interpretando en esta película de Oliver Stone a Barry Champlain, un locutor radiofónico en Dallas, cuyo programa Talk Radio va a emitirse a nivel nacional.

Champlain es un comunicador poco habitual, tanto por las formas de expresión que usa como por las personas que acceden al programa para hablar con él. Suele tratarse de gente solitaria, que está algo mal del bolo, esa es la verdad. Desde antisemitas intolerantes hasta jóvenes travestidos, desde gente que le da las gracias por hacer ese tipo de radio hasta gente que le odia y le amenaza con la muerte. Si, Barry está hablando con la muerte, sin duda.

El ritmo frenético de la película es de lo mejor. Y Oliver Stone, aún partiendo de un escenario poco habitual en su filmografía, denuncia todo aquello que ya ha denunciado en otros films anteriores y posteriores, la decadencia moral del pueblo americano, la rabia de los grupos conservadores que no perdonan a nadie que no piense como ellos, la comunicación anónima como mejor forma de calibrar la opinión pública latente en una sociedad.

Y Bogosian es el jefe de la comunicación, es el director de orquesta, él va haciendo su programa sin importarle demasiado la opinión de sus superiores o la opinión de las mujeres que están cerca de él, su ex mujer y su nueva amante, su productora. Tanto es así, que no duda en humillar a su ex justo en el programa que puede darle el pase a una cobertura a nivel nacional.

Champlain no es muy mayor, pero ya sabe mucho de la vida, o, al menos, eso parece. Desde luego, sabe ser el centro de atención y además cuenta con los medios necesarios para ello. Corta las llamadas de quien no le interesa, lleva al plató a los oyentes que le da la gana en cada momento, y en fin, hace y deshace a su antojo. Esto, lógicamente, tiene sus peligros y se palpa una amenaza de muerte constante en el ambiente.

La enemistad pública que Champlain crea en la masa se advierte claramente en el acto de presentación de un partido de basket, dónde literalmente la gente no le permite hablar.

Todos quieren oír Talk Radio, a todos se les cae la baba con Champlain, pero de ahí a admitirlo va un trecho. Eso sólo se admite anónimamente oyendo o llamando al programa

Talk Radio es la temperatura de América y América parece estar a punto de explotar.

¿Cuánto aguantará Champlain (Bosogian) destapando las miserias de una sociedad que está perdiendo sus valores morales a pasos agigantados?

Vean Talk Radio, hablando con la muerte, de Oliver Stone y lo averiguarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario