domingo, 28 de noviembre de 2010

Zamora, tierra y hombres libres, una revolución venezolana



Ezequiel Zamora fue un líder revolucionario venezolano del siglo XIX, protagonista de la Guerra Federal, que proponía que la tierra era de quien la trabajaba, hizo la guerra contra los godos y apostaba por una sublevación campesina contra la oligarquía.

Zamora, tierra y hombres libres, la película de Román Chalbaud, hace una reconstrucción histórica de la figura del militar y revolucionario, uno de los hombres más populares del 1800 venezolano.

Figuras representativas de ese tramo de la historia de Venezuela aparecen en la cinta, el liberal Antonio Leocadio Guzmán, su hijo, el terrateniente José Antonio Páez, Monagas, o Juan Crisóstomo Falcón.

La causa de Zamora está clara desde el inicio. El quiere una Venezuela liberal, liberada de los terratenientes poseedores de la mayoría de las tierras del país sin haberlas trabajado, una revolución de los campesinos que les haga salir de la miseria. Su lucha es la lucha del pueblo contra las minorías elitistas que detentan el poder y la propiedad de la tierra.

Está claro que la revolución implica ascenso al poder, no podría entenderse de otra forma. Y Zamora va subiendo políticamente y también en su carrera militar. Los presidentes de Venezuela le temen, esa es la pura verdad, por su valor y por su carisma para arrastrar al pueblo y hacer de ese pueblo un ejército.

Tras muchas vicisitudes, Zamora llegará a la batalla final habiéndose creado enemigos dentro de sus propias filas, en su propio partido. La traición está servida. Y aunque su muerte fue un misterio, la versión de Chalbaud parece la más ajustada a la realidad.

Aunque en la película parece que al final tiene 60 años, lo cierto es que murió con 43.

El actor que le da vida es Alexander Solórzano, que construye un digno papel.

Se trata, en resumen, de una película histórica, quizá con no demasiados medios técnicos y de extras, por ejemplo, pero que te hace pensar en las Revoluciones, en sus líderes y echarle un vistazo a la historia de Venezuela. Algo diferente en estos días, lo cuál se agradece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada