martes, 5 de abril de 2011

“En un mundo mejor”, la educación como freno a la violencia



Susanne Bier nos deja la reflexión de que una buena educación puede evitar actos violentos y, también, que los golpes que nos da la vida son lo mejor para aprender.

Le pasará a Cristian en esta película; su proceso de aprendizaje le viene bien a cualquier ser humano.

Asimismo, surgirá el debate típico de si ponemos la otra mejilla ante el vulgar matón de barrio, o, si por el contrario, nos volvemos tan violentos y barriobajeros como ese matón y le hacemos frente utilizando su misma violencia.

La historia está bien tratada, con el paulatino crecimiento de la tensión y con personajes bien definidos sin ser estereotipos.

Un poco del argumento: Cristian se traslada a Dinamarca, tras la muerte por cáncer de su madre, a casa de su abuela y en el colegio conoce a Elías, un chico sueco maltratado por sus compañeros. Cristian le ayudará, porque él tiene mucha más determinación, y, sobre todo, mucha más rabia –está dolido por la muerte de su madre-. Posteriormente, ese acto de “venganza”, es repetido en su vida social y ambos llegarán a cometer una acción de la que se arrepentirán.

La discusión está servida: ojo por ojo, diente por diente, o moderación, educación, buenas maneras o devolver la otra mejilla.

Paralelamente, el mismo problema que se le plantea a Elías se le plantea a su padre en África dónde trabaja como médico y, curiosamente, ambos, padre e hijo, toman la misma decisión, enfrentarse al matón.

Pero en “En un mundo mejor” habría muchos más temas o muchas más cuestiones sobre las que debatir. Por ejemplo,  si hay que contrarrestar una acción de violencia con una violencia proporcional, si hay que tener en cuenta las posibles víctimas inocentes, etc.

La conclusión que yo he obtenido de la película es que hay que educar a los niños en la no violencia. Pero, cuidado, las instituciones podrían hacer bastante más. Es muy significativa la forma de actuar de los profesores del colegio: “Nos  alegramos de que hables, Elías”. Pero “teniendo en cuenta que ustedes (los padres de Elías) se están separando…”

En fin, en la sociedad, por desgracia, siempre habrá matones de barrio a los que te gustaría darles cuatro puñetazos, pero ¿qué sería de la civilización si todos fuésemos como ellos? 

¿Volvemos al antiguo Oeste o de verdad caminamos juntos hacia “un mundo mejor”?

Por cierto, la película ganó el Oscar a mejor película extranjera, y el Globo de Oro.

3 comentarios:

  1. Interesante tú blog, siempre es ameno y gratificante encontrarse con buenos espacios sobre cine. Estaría bueno intercambiar links.

    In a better world, película con buenos propósitos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Merece la pena la peli?? Mucho mucho?? Llama a la reflexión??

    ResponderEliminar
  3. Tienes un blog muy interesante, es un placer leerlo.

    Quizas te guste el mio
    www.muytranquilo.blogspot.com

    Saludos y cuidate

    ResponderEliminar