lunes, 9 de julio de 2012

Carmina o revienta, toque cutre para una historia inteligente y atrevida



La madre de Paco León hace de ella misma muy bien en Carmina o revienta, este homenaje que el actor hace a su familia y a su madre especialmente.

Soy sincero. Los primeros minutos de la película he pensado que era muy cutre, y lo sigo pensando. Pero cutre quiere decir pobre, sucio o de baja calidad. Y Carmina o revienta no es una historia de baja calidad.
Paco León se mete en la España profunda y sale de ella airoso, porque si algo no es esta película es artificial. Es dura, es humana, es fuerte, es atrevida y es inteligente.

Se podrá discutir si podrían haberse omitido algunas escenas. Algunos opinan que la del pedo que se convierte en caca podría ser totalmente prescindible. Yo creo que no. Porque el director precisamente creo que quiere hacer eso, quiere que comencemos riéndonos y terminemos casi en un drama, porque la historia de este país en la actualidad es un drama y la de muchos españoles como Carmina también.

El físico de Carmina es contundente, rotundo, y su interpretación igual. A veces estamos en un monólogo de la protagonista, otras veces en uno de su hija, otras en la del marido de Carmina. En fin, es como un documental en muchas fases pero con una trama bien explicada.

Carmina o revienta me parece un título muy apropiado. Esta mujer es un poco como el Lute, con tantas agallas y con muchas tablas para burlar a la policía.

Mezcla de película personal, social, de denuncia, comedia, drama. En definitiva, un proyecto muy ambicioso de León hecho desde muy dentro, con valor y arriesgando. Ahí es nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario