jueves, 27 de febrero de 2014

Nebraska, un momento de felicidad en la vida de un perdedor



Buena historia sobre perdedores que encuentran triunfos pequeños monetariamente hablando pero muy grandes de sus seres cercanos, en este caso de un hijo.

Reencuentro familiar, paterno-filial, en un relato en blanco y negro que recalca la oscuridad del personaje principal, el padre, Woody (Bruce Dern), un ex combatiente de Corea, alcohólico y con un principio claro de demencia. En este caso es su hijo David el que se ocupa de él a nivel emocional y es capaz de llevarle hasta Nebraska para cobrar un premio millonario que en realidad es un timo.

Se puede considerar Nebraska como un viaje, una road movie, pero principalmente a nivel afectivo. David descubre a su padre en muchos aspectos, cuando ya el equilibrio mental de éste  está deteriorado.

Will Forte (David) tiene una cara de buen chico que va muy bien con su papel, y Bruce Dern (Woody), con esa barba y ese pelo despeinado, su modo de andar medio cojeando, y la mirada perdida en muchas ocasiones, logra una gran interpretación.

Principalmente, creo que es una película de reencuentro con el padre y de intentar meterse en su mente para saber lo que piensa, incluso ahora, cuando su cerebro ya no funciona muy bien.

El hombre quiere conseguir dinero, no sólo para su furgoneta y su compresor, sino también para dejarles algo a sus hijos. Y David le acompaña en su locura protegiéndole y quizá con la esperanza de que vuelva a la realidad y se dé cuenta de su error.

Nos perdemos por las carreteras, bebemos en los bares con los protagonistas, nos duelen los golpes de Woody, buscamos su dentadura y le damos el puñetazo merecido a su amigo. Y sufrimos, porque hemos sido toda la vida unos perdedores. Nos quedará, eso sí, el pequeño triunfo de pasearnos con una furgoneta por el pueblo y tener el nuevo compresor. No tendremos el millón de dólares pero sí un momento de gloria. Y no es poco. All fin y al cabo la vida son pequeños momentos de felicidad y muchos de tristeza, sufrimiento y humillaciones, sobre todo si, como en este caso, eres una buena persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario