domingo, 2 de febrero de 2014

El sueño eterno, Bogart y Bacall amándose entre matones y chantajistas


Todo son nombres consagrados en "El sueño eterno". 

La productora es la Warner Brothers de los años 40, con uno de los mejores ejemplos de cine de misterio de la historia. 
El productor, Howard Hawks, es un gran representante del cine americano clásico, sobre todo, del cine de acción y abordó en su cinematografía prácticamente todos los géneros, desde el western a la comedia pasando por el cine negro.
La novela de la que parte la película es "The big sleep" de Raymond Chandler, adaptada por tres de los mejores guionistas de Hollywood -entre ellos William Faulkner-.
Los protagonistas, el matrimonio recién formado, por Bogart y Bacall.
Y el personaje, el detective Philip Marlowe, uno de los más famosos de la historia de la ficción, a la altura, por ejemplo, de Sherlock Holmes.

Lío en el argumento

Lo cierto es que el film es un poco lío, para que andarnos con tonterías. De hecho, ni el mismo autor de la novela, Chandler, supo responder al equipo de la película quién había asesinado al chófer, por ejemplo.
Marlowe tiene que abordar un caso díficil. Es contratado por un viejo millonario, el general Sternwood, que está siendo chantajeado por las deudas de juego de su hija menor, Carmen. Cuando el detective llega a la casa del sexagenario es "abordado" por ésta, que aparece bastante ligera de ropa. Pero hay otra hermana, la mayor, Vivan (Lauren Bacall) que es con la que el detective caerá enamorado y se introducirá en una misión complicada y peligrosa.
Bogart se asa literalmente de calor en la sala dónde está el anciano, que le invita a un coñac y le contrata, aunque sin desvelarle realmente todos los entresijos del asunto. Pero claro está, Philip Marlowe es un tipo duro y acepta el reto, ¡que menos en un héroe de una película de Hawks!
Es díficil, y no voy a hacerlo, explicar toda la trama de "El sueño eterno". Nos encontramos, y no diré más, con acción, suspense, noches lluviosas y casas lúgubres dónde puedes encontrar cadáveres y chicas drogadas, disparos, emboscadas, envenenamientos, y una historia de amor entre los principales protagonistas, que no son otros que Bacall y Bogart. Él, superando los 45, ella con poco más de veinte.

La grandeza de "El sueño eterno"

Más importante que la trama criminal, es la visión del mundo, propia de las novelas de cine negro, lo que da grandeza a la película. Ese detective, metido de pleno en el alcoholismo, esa Vivian, de vuelta de casi todo, cantando en el casino, y los diálogos rápidos y picantes entre ellos, son lo mejor. Puede decirse que el detective se empeña en desgranar y clarificar la situación medio hipnotizado por la mujer, que de alguna manera le arrastra. No importa morir si es al lado de la Bacall. No importa caer en ese sueño eterno.

Escenas de El sueño eterno

Para mi las mejores son la escena de seducción entre Bogart y la bibliotecaria de enfrente de la casa de los gánsters, que es la que se ve en el vídeo

Y también me quedo con la escena de la muerte de uno de los gángsters, que ha conseguido secuestrar a la Bacall. Marlowe lo espera fuera de una casa, escondido detrás de un coche. El matón sale de la casa y se acerca al coche protegido por el escudo de la mujer. Va caminando hacia el coche. Philip Marlowe sigue detrás del auto sin moverse. Al acercarse, Vivian le grita al criminal que el detective está en el volante. El matón dispara al volante y entonces Marlowe sale de detrás del coche y acaba con él. 
Es una escena tensa y emocionante, que una vez más, se resuelve a favor de la pareja, que desde ese momento permanecerá ya unida

No hay comentarios:

Publicar un comentario