lunes, 17 de marzo de 2014

"Joven y bonita", ¿por qué una joven tan perfecta se hace puta?



-Es que tu hija es muy guapa-, le dice el padrastro de Isabel a su madre. 
Quizá esta puede ser una de las claves o de los porqués.

Isabel podría ligarse a cualquier chico joven y guapo y probablemente también rico, pero ella quiere experimentar más. No le basta su primera experiencia sexual con su joven y guapo amigo alemán en las vacaciones, ella quiere más. No es vicio, de hecho, en esa primera experiencia en ningún momento se le ve disfrutar, más bien resignarse, como esperando a que haya otra oportunidad, u otras muchas, en las que disfrutar.

No cabe duda de que “Joven y bonita” es una buena propuesta, además de una forma de abordar la adolescencia cogiendo el toro por los cuernos. Ozon no va con tonterías, mete el bisturí en la llaga. El acceso a internet conlleva algunos peligros, fácilmente se pueden encontrar páginas de sexo y para tener contactos. Isabel las encuentra y decide probar en esto de la prostitución. Elige a hombres mayores, que puedan pagarle 300 euros por sus servicios. Ella lo vale. Vale eso y mucho más. Sólo tiene 17 años, un cuerpo y una cara perfectas, con unos labios tremendamente sensuales.

Con algún paralelismo con esa obra maestra que es Belle de Jour, en el sentido de joven de familia burguesa que no se mete puta por necesidades económicas, se separa de esta en otros muchos puntos, ya que Isabel no se inicia por “consejo” de nadie ni depende de un proxeneta, a diferencia de la Severine de Belle de Jour, esa irrepetible Catherine Deneuve. Claro, eran otros tiempos y otras formas de abordar el cine. En cualquier caso, la película de Buñuel, con esas escenas oníricas, es superior a esta de Ozon. Pero, cuidado, este director promete. Bueno, más que prometer, es ya una realidad.

¿Qué pasara con Isabel, esta Marine Vatch, nueva musa rebelde del cine galo? Pues eso, también es un acierto de “Joven y bonita”, porque deja una preocupante duda, más que preocupante en realidad. Aunque su madre sale al rescate sicológico de Isabel, mucho nos tememos que, como le dice uno de sus clientes “una vez que eres puta, eres puta para siempre”, o algo así.

Y es que si eres guapa, aunque no necesites el dinero, jugar al juego de la prostitución, cuando sólo tienes 17 años, incluso puede ser una aventura experimentable, si piensas en que tu monedero crece rápidamente. Eso es quizá lo que piensa Isabel al principio… Pero ¿y después? ¿qué pasará después?

jueves, 13 de marzo de 2014

Django desencadenado, venganza negra de la esclavitud



Django desencadenado es en el fondo una idea de revancha negra de la esclavitud estadounidense del siglo XIX al modo Tarantino. O dicho de otra forma, Tarantino nos habla de la esclavitud a su manera, espectacular, sangrienta, violenta y con final feliz.

Es curioso que esta venganza venga de la mano de un alemán, el Doctor Schultz, que además es un personaje, a la par que interesante y muy logrado, casi solidario. Porque es el Doctor que, en una preciosa escena inicial, libera al héroe negro Django y le conduce para que acometa su ajuste de cuentas. Y ya entramos en términos más de western, porque además esta película es un western, un spaguetti western.

Respecto a sus fallos, está claro que uno de ellos es la duración. Dos horas y 45 minutos se hacen excesivos a pesar de que la historia se siga con interés casi todo el rato. Pero esta duración hace que la primera hora sea estupenda, la segunda más floja y la última media hora mucho más. Pero ojo, esto no debe llevarnos a engaño. Django desencadenado es una muy buena peli que combina acción, sobre todo, intriga, tiros y hasta un lugar para el sacrificio en la persona del doctor, entre otras cosas.

Otros fallos, quizá menores, residen en la forma de desarrollar la venganza final hacia la villa de Candyland. Poco creíble.

Y en general es un film casi de ciencia ficción.

Pero estos fallos se superan porque Django también es un estupendo ejercicio de entretenimiento, que en el cine actual viene muy bien, la verdad.

Respecto a los personajes, me quedo sin duda con el de Christoph Waltz, el doctor, el dentista, o mejor dicho, el inolvidable cazarecompensas amigo de los negros.

Di Caprio está bien en su papel de villano jefe de Candyland. Y muy bien también Samuel L. Jackson como negro malo y sirviente fiel de su amo.

El personaje de Django (Jamie Foxx) cumple, sobre todo en los momentos de diálogo con Schultz y en la primera hora, que sigo diciendo es la base fundamental para considerar la película de Tarantino como buena.

Yossi, cine gay israelí



Yossi (2012) puede ser considerada la segunda parte de Yossi & Yagger del director Eytan Fox, pero lo cierto es que se puede ver perfectamente sin haber visto ésta. De hecho, yo no la vi en el 2002.

Anclado un poco en el pasado, Yossi trata de encontrar sentido a su vida tras la muerte del que fue su amante, Yagger. Ambos, soldados del ejército de Israel, parece que mantuvieron una relación íntima y profunda, y gay, claro.

Ahora Yossi es médico. Intenta mantener una vida discreta, pero una compañera de trabajo le acecha un poco; otro compañero intenta que vaya con mujeres y disfrute. Pero Yossi es gay y busca un nuevo amor gay. Así que se le ve chateando y quedando con un tío, dueño de una serie de bares, que le reprocha que ha engordado con respecto a la foto que le ha enviado por privado. Está claro que ese tipo de aventuras no son las que busca Yossi.

El recuerdo de su amante es tan fuerte que le hace presentarse en casa de su madre para decirle que mantuvo una relación con su hijo. Pero su madre y su pareja no están por la labor de tener un recuerdo de Yagger como homosexual y no le reciben de muy buen agrado. Aún así, le dejan ver su habitación.

Yossi aprovechará las vacaciones que no ha tenido para lanzarse a la carretera, llevará a unos soldados en su coche y allí encontrará a Tom, un soldado abiertamente gay con el que al final termina liándose y quedándose en la playa.

Historia de búsqueda del amor en definitiva, Yossi se caracteriza por una estupenda interpretación del actor principal, Ohad Knoller, y por tratar el tema gay de una forma abierta y sin caer en algunos tópicos al uso.

Me ha gustado, sin levantarme pasiones. Y lo que más me ha gustado es la imagen de gay que transmite el protagonista, que para nada es una loca, sino un tío muy racional, centrado en su trabajo, en sus lecturas y en su música clásica. Lo que ocurre es que la soledad es igual para todos, heteros y homos, y es lógico que este hombre busque su media naranja, aunque sea evocando un amor antiguo y que le ha marcado para siempre.

domingo, 9 de marzo de 2014

12 años de esclavitud, demasiado premio para tan poca novedad



La premiada obra de Steve McQueen aporta, al muy tratado tema de la esclavitud americana, el hecho de abordar sicológicamente la figura del amo o señor y la dependencia del  bienestar de los esclavos de la personalidad de éste y, también, de su señora. Quiero decir que si tienes un buen amo, vas a vivir mejor que si tienes un mal amo. Y esto que parece obvio no lo había visto tan bien desarrollado en ninguna película de esclavos como en 12 años de esclavitud. Otra novedad sería el poner en situación de esclavitud a una persona negra, pero que es libre en su ciudad de origen, Nueva York, y el engaño, incluida borrachera, que le lleva a las plantaciones de algodón.

Por lo demás, 12 años de esclavitud incurre en muchos tópicos de este tipo de filmes, como los latigazos y las torturas, las palizas, el derecho de pernada del amo, su obsesión por alguna esclava, etc.

Salomon se diferencia de otros esclavos provenientes de África , por ejemplo, en que él tiene unos estudios, es violinista, un status social, aparte de una inteligencia que le convierte un poco en líder de los esclavos con los que comparte maltratos. Además, sabe leer y escribir, lo que a la postre le hará contactar con la persona que vendrá a liberarle, a través de un Brad Pitt con una actuación poco destacable y muy corta. Más destacable, desde luego, es la del actor fetiche de McQueen, Michael Fassbender, que hace muy bien de desequilibrado, arbitrario, cruel y déspota segundo amo de Salomon, ya que el primero sí era un poco mejor persona.

Personalmente, me parece excesivo elegir esta película como la mejor del 2013 y dejar en el olvido otras como Nebraska o no ensalzar un poco más algunas propuestas más innovadoras como Her. Pero los Oscars son así. ¡Qué le vamos a hacer!

miércoles, 5 de marzo de 2014

Los caballeros las prefieren rubias, como Marilyn



Los caballeros no son tontos y aunque Lorelei (Marilyn Monroe) sea una chica que sólo piensa en los diamantes, se casarían a ciegas con ella. Y probablemente también con la morena, con Dorothy (Jane Rusell). Ambas llevan de calle al equipo olímpico norteamericano en el barco que los lleva a todos a París.

Estas cantantes y bailarinas de cabaret, aunque muy diferentes, pretenden encontrar el amor. Lorelei quiere, además de encontrar un marido, que éste sea rico. Dorothy se conforma con que la quiera. La morena ayuda y vigila a la rubia en sus tribulaciones para conquistar al millonario Gus Esmond. Pero el padre de éste no se fía de la rubia y le pone un espía, Malone, que se enamorará de la morena. Básicamente, esto es Los caballeros las prefieren rubias.

Lo que ocurre es que esta comedia-musical de Howard Hawks tiene mucho más. Para resumir un poco lo que es, nada mejor que ver la actuación de Marilyn interpretando “Diamonds are a girl,s best friend”.

Como a la rubia le da tiempo en el viaje a París de coquetear con otro viejo millonario, casado, Piggy para los amigos y amigas, cuya esposa posee una diadema de brillantes codiciadísima, se mete en un lío, al conseguir que el hombre se la regale y luego tener que devolverla.

Glamour a raudales, toques cómicos brillantes, adrenalina y dos chicas muy guapas hacen el resto para aupar esta película a una buena posición dentro del cine clásico. Además, Howard Hawks demuestra que es capaz de todo en el mundo del cine, domina el drama, el cine negro, la comedia y también el musical. Todo un ejemplo en el que deben mirarse los directores actuales.

Personalmente, el mencionado “Los diamantes son los mejores amigos de una chica”, me parece uno de los mejores números musicales de la historia. No digo más.