domingo, 30 de agosto de 2015

Collateral: emociones más fuertes, buscarlas en otra canción




Collateral es una película entretenida, en la que el suspense final está muy bien llevado. El espectador, al menos yo, quiere que Max, el taxista, termine con Vincent, el asesino a sueldo. Además el momento del edificio de Justicia, con esa luz apagada, y la chica abogada deslizándose por el suelo para no ser detectada por el asesino, más la escena del metro, son más que tensas, y a esas alturas, ya hemos llegado bastante movidos de nuestros asientos. Ningún reproche en cuanto a su funcionamiento como thriller. Ningún reproche a los actores principales. Jamie Foxx y Tom Cruise. Ningún reproche en cuanto al ritmo, frenético.

Entonces, ¿qué hace que Collateral no llegué al nivel de obra redonda? Creo que el comienzo tiene más expectativas que la sensación que nos deja al final la película. Uno piensa que esta historia podría haber dado más de sí. No sé muy bien el porqué, pero una vez vista crees que le ha faltado algo para que permanezca en tu recuerdo por mucho tiempo.


Michael Mann es el director de Collateral, escrita por Stuart Beattie.La trama se desarrolla en Los Angeles, aunque originalmente se había pensado en Nueva York como escenario debido a la enorme cantidad de taxis que hay

Me gusta la idea del taxi, de centrar el desarrollo en un taxi. Y me gusta la idea de los dos personajes enfrentados en el vehículo. Asesino y taxista, secuestrador y secuestrado, malo contra bueno, protagonistas a los que se augura un futuro complicado en esa noche de asesinatos. La idea de la evolución de Max también me gusta. De persona apocada y tímida a héroe capaz de hacer frente al experimentado matón, al que toda la policía no ha podido aniquilar.

Incluso, como ya he dicho, en la última parte, es obligada la asunción del papel de Max como único ejecutor posible de Vincent. Es como si dijera: “Me has jodido la noche y vas a pagar por ello, porque además querías cargarte a esa dulce chica que he conocido”

En el 2004, Jamie Foxx(Max) también hizo “Ray” sobre la vida de Ray Charles. En Collateral demuestra que es un buen actor y da perfectamente la réplica a Tom Cruise, que abandona aquí sus típicos papeles de “bueno”. No está mal tampoco Cruise, aunque nunca lo llegas a identificar con un criminal psicópata (quizá porque lo hemos visto muchas veces en otros roles y porque su cara no es precisamente la de un asesino). Esa contraposición entre un tío que tiene muy clara su profesión de “pistolero” y una determinación inquebrantable de hacer bien su trabajo, y un taxista que es más bien pasivo en su vida, da juego en Collateral. La fuerza que tiene Cruise sólo es vencida por la fuerza que tiene Foxx en la parte final.

Hay un momento, para mi decisivo: cuando Max acelera y reta a que Vincent le dispare. Es en ese instante cuando Max decide que va a por todas. Y así, jugándose su futuro y asumiendo que quizá no salga con vida, es cuando obtiene el valor para combatir a su oponente.

Resumiendo: pasas una hora y media en la que no te aburres, te entretienes, e incluso te angustias. “Collateral” es una buena opción cinematográfica, pero pretensiones mayores es mejor buscarlas en otro sitio. O como dice Sabina: “emociones más fuertes, buscarlas en otra canción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario